lunes, 16 de enero de 2012

Sordera hereditaria y Lengua de Señas

playa de Martha´s Vineyard
Una elevada tasa de sordera hereditaria está documentada en Martha's Vineyard durante casi dos siglos. Esta sordera hereditaria en la isla no puede ser rastreada hasta un antepasado común, y se cree que se originó en el Weald, una comarca del condado inglés de Kent, antes de la inmigración. La investigadora Nora Groce calcula que a finales del siglo XIX, 1 de cada 155 habitantes de Vineyard nacía sordo (un 0,7%), casi veinte veces la tasa del país en su conjunto (1 de cada 2.730, o el 0,04%).

Los primeros colonos de esta isla, llevaron consigo el gen de la sordera a la isla (El primer sordo de esta isla fue Jonatán Lambert, 1694), productos de los matrimonios entre los colonos e isleños, empezaron a nacer generaciones y generaciones de personas con sordera. ¡Esto llegó a un punto! que uno de cada cuatro niños era sordo al nacer. Asi fue como habían muchas personas sordas en el pueblo de Martha Vineyard, pero la mayoría vivían en el pueblo de Chilmark los residentes de este lugar desarrollaron la lengua de señas, la MVSL, la lengua de señas de Martha Vineyard. Asi es como el MVSL pasó a formar, enriquecer y mezclarse con la lengua de señas americana ASL. La lengua de señas de Martha's Vineyard fue de uso común por los residentes sordos hasta mediados del siglo XX. Esto permitió a los residentes con discapacidades auditivas a integrarse sin problemas dentro de la sociedad.

En el siglo XX, el turismo comenzó a ser el pilar principal de la economía de la isla. Sin embargo, el trabajo en el sector turístico no estuvo a disposición de la gente con discapacidad auditiva como la pesca o trabajos de granja. En consecuencia, la endogamia y la inmigración unió a la población de Martha's Vineyard por todo el territorio, la comunidad insular empezó a parecerse más y más a una gran comunidad.

La última persona con sordera nacida dentro de la tradicional lengua de señas de la isla, Katie West, falleció en 1952, pero un grupo de residentes de mayoría de edad llegaron al acuerdo en llamarla MVSL en la década de los años 80 cuando se investigó acerca de los comienzos de la lengua.

La conclusión más interesante es que en una comunidad pequeña y cerrada, en la que por alguna razón nacen más sordos que lo estadísticamente esperado (que ronda los 2 sordos cada por mil habitantes), suele pasar que se desarrolle una lengua de señas, y que esa lengua se convierta en la más usada del lugar, ya que la usan todos, sordos y oyentes, mientras que la lengua hablada sólo es usada por los oyentes.

Allí los oyentes aprendían la lengua de señas, y eran bilingües en este sistema e inglés hablado. Y esta adaptación tiene más que un significado meramente lingüístico: permitió la integración plena de los Sordos a la comunidad de la isla. Un Sordo, prueba la experiencia de Martha´s Vineyard, puede incorporarse de modo pleno a la comunidad si en ella no hay barreras de comunicación y su todo el mundo tiene una actitud natural y desprejuiciada hacia la sordera. De hecho, varios de los ancianos habitantes de la isla recordaban detalles acerca de la vida de los Sordos pero no tenían entre sus recuerdos, de modo claro, que esas personas hubieran sido sordas. Anteponían, en sus memorias, el hecho de que esas personas hubieran sido buenos pescadores o buenos constructores, al hecho de que hubieran podido o no oír.

No hay comentarios:

Publicar un comentario